Los cerebros de las madres y sus bebés se sincronizan más fácilmente cuando la madre está feliz, según mostró un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge. Los investigadores descubrieron que los cerebros de las madres y los bebés actúan juntos en una «mega red» donde las ondas cerebrales se alinean, lo que permite una mayor conexión y empatía. Pero ese nivel de conectividad varía según el estado emocional de la madre. Cuando las madres expresan emociones más positivas, la conexión entre sus cerebros es más potente

La investigación, publicada en la revista NeuroImage, utilizó un método llamado electroencefalografía dual (EEG) para observar las señales cerebrales en las madres y los bebés mientras interactuaban entre sí. Descubrieron que las madres y los bebés tienden a sincronizar sus ondas cerebrales, un efecto conocido como conectividad neuronal interpersonal, particularmente en la frecuencia de 6-9 hertz, el rango alfa infantil.
Al observar las cualidades y la estructura de la conectividad neuronal interpersonal utilizando un método matemático de análisis de red, los investigadores pudieron ver cómo fluía la información dentro de cada cerebro por separado, y también cómo los dos cerebros operaban juntos como una red.
Las madres y los bebés tienden a pasar mucho tiempo juntos en un estado emocional positivo, en el que sus cerebros están muy conectados. El estudio encontró que la interacción positiva, con mucho contacto visual, mejora la capacidad de los cerebros maternal eoinfantil para funcionar como un solo sistema. Esto promueve el intercambio eficiente y el flujo de información entre la madre y el bebé.
«De nuestro trabajo anterior, sabemos que cuando la conexión neuronal entre madres y bebés es fuerte, los bebés son más receptivos y están listos para aprender de sus madres», dijo el Dr. Vicky Leong en el Departamento de Psicología de la Universidad de Cambridge, quien dirigió el estudio. . «En esta etapa de la vida, el cerebro del bebé tiene la capacidad de cambiar significativamente, y estos cambios son impulsados ​​por las experiencias del bebé. Al usar un tono emocional positivo durante las interacciones sociales y el contacto visual, hace que los padres puedan conectar mejor con sus bebés, lo que estimula su desarrollo y capacidad mental «.
Los resultados también sugieren que los bebés de madres deprimidas pueden mostrar menos evidencia de aprendizaje debido a una conexión neuronal debilitada entre la madre y el bebé. Las madres que experimentan un estado mental persistentemente bajo o negativo debido a la depresión clínica tienden a tener menos interacción con su criatura. Su habla es a menudo de tono más plano, hacen mucho menos contacto visual y es menos probable que respondan cuando su bebé intenta llamar su atención.
««Nuestras emociones literalmente cambian la forma en que nuestros cerebros comparten información con los demás; las emociones positivas nos ayudan a comunicarnos de una manera mucho más eficiente», dijo el Dr. Leong. «La depresión puede tener un poderoso efecto negativo en la capacidad de un progenitor para conectar con su criatura. Todas las señales sociales que normalmente fomentan la conexión están menos disponibles para el niño, por lo que este no recibe el aporte emocional óptimo que necesita para prosperar «.
La comunicación emocional entre padres e hijos es crucial durante los primeros años de la vida, pero se sabe poco sobre sus bases neuronales. Este es el primer estudio de imágenes cerebrales de dos personas relacionadas para investigar si la conectividad neuronal interpersonal de los bebés con sus madres se ve afectada por la calidad emocional de su interacción social y de qué manera.
Como especie social, los humanos comparten estados emocionales con otros. Este trabajo muestra cómo las emociones cambian la conexión entre dos individuos a nivel neuronal. Los investigadores afirman que sus hallazgos se aplican a muchos otros tipos de vínculo de afiliación, incluso entre parejas, amigos cercanos y hermanos, donde cada persona está muy en sintonía con la otra. Es probable que la fuerza del efecto dependa de cuán bien se conozcan las dos personas y del nivel de confianza entre ellas.

Estudio completo:

  1. Lorena Santamaria, Valdas Noreika, Stanimira Georgieva, Kaili Clackson, Sam Wass, Victoria Leong. Emotional valence modulates the topology of the parent-infant inter-brain network. NeuroImage, 2019; 116341 DOI: 10.1016/j.neuroimage.2019.116341

Fotografía de Wesley Tingey on Unsplash