Cuando los bebés enfocan su atención en algo de su interés, involucran áreas de su corteza frontal, una sección del cerebro implicada en funciones cognitivas más avanzadas, que antes se pensaba que era inmadura en los bebés.

Cualquiera que haya visto cómo los ojos de un bebé siguen el vuelo de una mariposa sabe que son capaces de prestar atención con el enfoque de láser. Pero con grandes áreas de sus jóvenes cerebros aún sin madurar, ¿cómo se las arreglan para hacerlo?

Utilizando un tipo de resonancia magnética funcional desarrollado por un equipo de investigadores de la universidad de Yale para escanear los cerebros de bebés despiertos, un equipo de psicólogos universitarios mostraron que al enfocar su atención, los bebés menores de un año reclutan áreas de su corteza frontal. Esta es una sección del cerebro implicada en funciones más avanzadas, que antes se pensaba que era inmadura a esta edad. El estudio fué realizado con bebés de 3 a 12 meses.

«La atención es la puerta de entrada de lo que los bebés perciben y aprenden», dijo Nick Turk-Browne, profesor de psicología en Yale y autor principal del artículo. «La atención es el portero en la puerta, determinando qué información ingresa al cerebro, lo que eventualmente crea recuerdos, lenguaje y pensamiento».

La mayoría de las investigaciones anteriores relacionadas con la atención en los bebés se basaron en seguir su mirada mientras se les presentan estímulos visuales, un proceso que teóricamente ofrece información sobre lo que está sucediendo en sus mentes, pero dejaban sin respuesta las preguntas sobre qué secciones del cerebro están involucradas en estas respuestas y cómo y por qué asignan la atención de esta manera.

La atención de los bebés podría depender de áreas sensoriales del cerebro, que procesan estímulos como el tacto y los estímulos visuales y les ayuda a reaccionar ante el mundo externo. Estas regiones del cerebro se desarrollan antes en la infancia que las regiones de la corteza frontal, que generalmente se asocian con funciones internas como el control, la planificación y el razonamiento.

«Esto no significa que estas regiones jueguen el mismo papel en los bebés que en los adultos, pero sí muestra que los bebés las usan para explorar su mundo visual», dijo Cameron Ellis, Ph.D. candidato en psicología en Yale y primer autor del artículo. Estudiar cómo se activa el cerebro durante el desarrollo «ayudará a los investigadores a descubrir las bases del aprendizaje humano, que algún día podría ayudar a mejorar la educación de la primera infancia», dijo Ellis.

Nota: cabe preguntarse, a partir de este hallazgo, acerca de la diferencia que puede implica para el desarrollo infantil el hecho de los bebés y niños pequeños dediquen cada vez más tiempo a actividades entretenimiento, que favorecen un tipo de atención más pasiva en un mundo de dos dimensiones, que a la observación del mundo real, que requiere una atención más activa e involucra otros sentidos además del visual.

 

Artículo original:

Cameron T. Ellis, Lena J. Skalaban, Tristan S. Yates, Nicholas B. Turk-Browne. Attention recruits frontal cortex in human infantsProceedings of the National Academy of Sciences, 2021; 118 (12): e2021474118 DOI: 10.1073/pnas.2021474118