Parir a la fuerza

  Por Isabel Fernández del Castillo Imagina que tienes sueño y te vas a dormir. Imagina que cuando te estás quedando dormida entran en tu habitación unas personas que encienden la luz, se dedican a observarte, te dan instrucciones y controlan el tiempo que tardas en dormirte.  Difícil ¿verdad?  Por no decir imposible. Imagina que…