Opiniones Formación Psicología de la Lactancia

 

“Llevo varios años acompañando a mujeres en el embarazo, parto y postparto, esta formación en Psicología de la lactancia me ha dado infinitas herramientas para hacer mi trabajo más compasivo, reflexivo y completo.  El conocimiento adquirido me ayuda a ser más empática y eficiente en las asesorías de lactancia, tengo más recursos psicoemocionales para complementarlas y sobre todo para prever posibles condiciones o patologías que deben ser atendidas por otros profesionales.  Generalmente me centraba en la madre, a partir de esta formación mi atención se ha ampliado.”

 

“Me llevo de esta formación mucho, más de lo que esperaba, la verdad, ha sido para mi un curso muy distinto a lo acostumbrado, porque me ha ”tocado” muchas cosas dentro y me ha removido mucho también.  Esta formación me ha hecho reflexionar respecto a mi forma de trabajar, sé que ahora, como matrona, voy a observar más y voy a intentar hablar menos, me habéis demostrado que es muy importante dejar a las mujeres y a las familias hablar, dejarlas sentir.  Me llevo unas clases maravillosas, recibidas de profesionales expertos y con una capacidad increíble de transmitir, gracias por vuestro esfuerzo y profesionalidad.”

 

“Muchas gracias de corazón, les admiro y estimo por el gran trabajo que realizan, pueden sentirse muy orgullosas por ser un gran eslabón en la transformación de maternidades y vidas más saludables y amorosas más allá de las fronteras (y que eso se traslada a muchos aspectos más a lo macro). Todo lo que hacen y nos dejan de ustedes en cada clase vale oro.”

 

“Me llevo un año muy fructífero  ¡me ha encantado el curso!. Me ha resultado muy práctico, interesante y concreto sobre la LM y la salud mental, abarcando muchos campos. A nivel personal me ha gustado realizar las tareas y compartir las experiencias en los chats y las respuestas de las ponentes. Los encuentros de zoom me han gustado mucho porque puedes poner cara a las personas que participan y eso crea cercanía entre todas. La visión eco sistémica me ha parecido preciosa, porque se abren las posibilidades para poder acompañar mejor, sin juzgar y desde una posición de igualdad desde tu experiencia y teniendo en cuenta la experiencia de la persona que tienes delante. Las ponentes me han parecido extraordinarias y la calidad de las ponencias muy buena.”

 

 

“Tenía la idea de que tocaríamos sólo aspectos fisiológicos, posturales,  y que el abordaje de la salud mental sería desde un prisma de vulnerabilidad.  De haber comprendido de qué se traba el curso, probablemente no lo habría tomado. Me siento muy agradecida por que llegó a mi vida, ya que me ha hecho notar lo sesgado que estaba mi criterio frente a estos temas, antes de aprender debí desaprender. Ahora veo todo con más claridad.
Me veo enfrentada a otros cuestionamientos, ya que veo la lactancia como mucho más que una teta que alimenta. Se trata de una sociedad y una cultura que nutre o priva de nutrición.
Lo más interesante fue adquirir la visión ecosistémica, me costó tanto! Lo más práctico además de las clases de técnica es tener la base del bienestar psicoemocional de la mamá para que la leche fluya, centrar nuestra intervención en la diada y no sólo en el bebé, le da sentido de pertenencia a esa mamá. Llamarla por su nombre, validar cómo se siente. Mejorar mis técnicas de comunicación.”

 

“Yo ya estoy aplicando los conocimientos adquiridos en todo mi entorno, mi forma de tratar a mis pacientes mejoró, porque mejoró mi empatía. Reconozco a las madres como puérperas emocionales y eso facilita mi trabajo y a ellas las consuela, porque el sistema de salud está centrado en la salud física y poco en la salud psicológica.
Aunque parezca irónico, he aprendido a reservar mis consejos para cuando me los.piden, y me esfuerzo por ayudar a las madres a encontrar sus propias respuestas, aunque se demoren un poco más, porque eso les devuelve al mando de sí mismas y de su cría.
Por el contrario, me he vuelto más libre al opinar sobre políticas públicas, derechos laborales y otros temas sociales, ya que aunque la mamá tenga la leche, en realidad amamantamos todos.
Yo sentía que en el abordaje de lactancia no había mucho sentido de tantas intervenciones de disciplinas no clínicas, pero que hasta el arte se haya incluido me emociona y cautiva.”