El deseo de ser madre

"Safety", de Robert Coombs
“Safety”, de Robert Coombs

Por Carolina de Dobrzynski

Detrás de los himnos y de las banderas
Detrás de la hoguera de la Inquisición
Detrás de las cifras y de los rascacielos
Detrás de los anuncios de neón
Detrás, está la gente
con sus pequeños temas,
sus pequeños problemas,
sus pequeños amores
Joan Manuel Serrat

Detrás de las cifras están las personas , claro que si. Estamos nosotras y ellos.
Si nos detenemos con el corazón en testimonios como el de Gloria Labay en este reportaje publicado en El País seremos capaces de oír su respiración. Y como respuesta , una escucha a su desencarnada confesión de dolor. Las palabras duelen y sobran.
Reflexionando desde el no juicio con estos testimonios podemos empezar a empatizar con mujeres y parejas que han tenido grandes dificultades para realizar su deseo de ser padres.
En muchas ocasiones nos hemos visto tentadas a emitir opinión de cuándo una mujer debe decir basta en la búsqueda de la maternidad. Nos situamos en el omnipotente banquillo de medir el deseo de otros. ¿Es acaso cuantificable el amor? ¿cuál es el momento para ser madre.?
Cada día más, el deseo de ser madre va por un camino opuesto al ritmo profesional y la realización emocional de una pareja. El reloj biológico marca los años y la maternidad puede desprenderse del tren de una pareja y su única opción termina siendo la monoparentalidad. Contemplar otras opciones de vida desde la reflexión también lleva años, en los cuales la mujer va entrando al concepto pre menopáusica y en el mejor de los casos será una primípara añosa. A la frustración, se le suma la presión social y las propias expectativas.
¿Dónde esta el limite? ¿Cuándo detener la búsqueda si el hijo no llega?
En la recién estrenada película Embarazados se reflejan las diferencias del deseo masculino y el femenino en los tratamientos de reproducción asistida. Las posibles reacciones de cada uno con la impotencia de ser padres. Si bien el guión esta repleto de clichés y estereotipos de mujeres que no nos representan, todas las escenas que vi en la pantalla las he vivido en forma directa. Por mucho que pueda dolernos o darnos vergüenza ajena. Si un mérito tiene la película es el decir verdades en clave de comedia y drama , como la vida misma.
Carolina de Dobrzynski