Un estudio publicado en el último número de Archives of women’s health ha encontrado que los partos instrumentales y por cesárea se relacionan con mayores dificultades psicológicas tras el parto, que pueden ir desde la falta de ajuste al nuevo rol hasta cuadros de estrés postraumático.
Para poner esta noticia en perspectiva, cabría preguntarse en cuantos casos en estas secuelas influye el trato recibido y la experiencia más que la intervención en sí misma.   También cabría preguntarse en cuantos casos estas intervenciones eran necesarias, en cuantos la necesidad fué consecuencias de intervenciones anteriores y si se podrían haber evitado, ya que, como afirma la OMS en su ultima guía sobre parto  “Hoy en día, existen grandes diferencias en la asistencia que se brinda a las mujeres en el parto. En un extremo del espectro, se les realizan demasiadas intervenciones médicas demasiado pronto. En el otro, reciben muy poco apoyo demasiado tarde, o nunca. En ninguno de los extremos, las mujeres tienen la experiencia positiva de parto que desean y merecen.”


 
Dar a luz es un evento vital transformador que suele estar sucedido por una época de mayor vulnerabilidad psicológica en la madre.  Hay cada vez más reconocimiento de la importancia de los aspectos obstétricos en el bienestar materno, ya que la forma en que se desarrolla el parto tiene el potencial de afectar al ajuste psicológico posterior, positiva o negativamente..
El análisis empírico de la relación entre el tipo de parto y el bienestar posparto sigue siendo limitado. Este estudio analizó a 685 mujeres que estaban de media en su tercer mes posparto y recogió información sobre la forma en que dieron a luz y su salud mental pre- y post- natal.  El análisis reveló que las mujeres que habían tenido una cesárea o un parto vaginal instrumental puntuaban más alto en síntomas somáticos, obsesivo-compulsivos, depresivos y ansiosos que aquellas que habían tenido un parto vaginal o natural, además de mayor malestar generalizado.  En el estudio se tuvieron en cuenta otros factores como la salud mental premórbida, la edad de la madre, su nivel educativo, su condición de primípara, y las complicaciones médicas en los recién nacidos.

Artículo completo:

Delivery mode is associated with maternal mental health following childbirth