Esperar al menos 12 horas para el primer baño del recién nacido aumenta las tasas de lactancia materna exclusiva.  Los estudios siguen encontrando evidencias sobre lo inadecuado de los protocolos de atención al recién nacido, que en las últimas décadas han adoptado entre otras prácticas la de lavar inmediatamente al bebé. 

Un nuevo estudio de Cleveland Clinic publicado en el Journal for Obstetrics, Gynecologic, and Neonatal Nursing indica que esperar al menos 12 horas tras el nacimiento para el primer baño aumenta las tasas de lactancia materna exclusiva durante la estancia hospitalaria.

El estudio ha sido conducido por la especialista en desarrollo profesional de enfermería Heather DiCioccio, del Hospital Cleveland Clinic Hillcrest. Cada vez más madres solicitaban que esperasen para el primer baño tras haber leído sobre los beneficios, pero Di Cioccio encontró que había muy poca investigación sobre el tema.

En el estudio tomaron parte casi 1.000 díadas madre-bebé en buen estado de salud: bañaron a 448 bebés al poco de nacer y esperaron para bañar a otros 548. En el primer grupo, las tasas de lactancia materna exclusiva eran del 59.8%, y en el segundo del 68.2%. Además, los recién nacidos del segundo grupo que no consiguieron la LME tenían más probabilidades de optar por la lactancia mixta.
DiCioccio señala varios factores que pueden explicar estos resultados, incluyendo

  • El contacto piel con piel tras el nacimiento, al menos las primeras dos horas, hasta que el bebé se duerme.  Es una de las prácticas que más favorece la lactancia materna
  • El olor, ya que el líquido amniótico y el pecho tienen olores similares que guían al bebé para que consiga un buen agarre.
    • Nota: en este sentido, es posible que también juegue un papel importante la presencia de la vernix caseosa, esa capa untuosa blanca con la que nacen los bebés (en distinta medida, depende de la edad gestacional con la que nacen) y cuyo olor forma parte del paisaje oloroso que favorece el vínculo afectivo entre madre y bebé y el inicio de la lactancia.  Las funciones (conocidas) de la vernix caseosa son facilitar la transición a la vida extrauterina, protegerle frente a infecciones, mantener la temperatura corporal e hidratar su delicada piel. Si bien este estudio ha sido realizado retrasando el primer baño durante 12 horas, la OMS recomienda postergarlo durante 24h.  para permitir una mejor absorción de la vernix caseosa.
  • La temperatura: los bebés del segundo grupo tenían temperaturas más estables después del primer baño. “Puesto que no tenían tanto frío como aquellos que se bañaron al poco de nacer, podrían haber estado menos cansados a la hora de intentar mamar”, explica DiCioccio.

Como consecuencia de estos hallazgos, su política ha cambiado para retrasar el baño del recién nacido al menos 12 horas; en caso de que la madre no quiera esperar, se le recomienda hacerlo durante al menos dos horas. Esperan que gracias a este estudio se investigue más al respecto y se ajusten los cambios en la práctica de otros hospitales.

Artículos relacionados:


  1. Heather Condo DiCioccio, Candace Ady, James F. Bena, Nancy M. Albert. Initiative to Improve Exclusive Breastfeeding by Delaying the Newborn BathJournal of Obstetric, Gynecologic & Neonatal Nursing, 2019; DOI: 10.1016/j.jogn.2018.12.008