A medida el mundo prioriza el distanciamiento social para detener o ralentizar la propagación del coronavirus (COVID-19), un nuevo estudio realizado por investigadores de la Florida Atlantic University demuestra que el contacto físico madre-bebé es esencial para una maduración y regulación óptima del desarrollo neurológico en la primera infancia.  Las díadas madre / bebé mostraron un aumento de la oxitocina junto con una disminución de la reactividad al estrés, lo que sugiere que las experiencias reguladoras en la infancia potencial la maduración de las capacidades autorreguladoras en general.

[dt_divider style=»thin» /]

El ensayo aleatorio controlado longitudinal investigó si los cuidados Canguro tras el nacimiento influyen en los marcadores de neuro-maduración en bebés sanos a término. El estudio se centró específicamente en las medidas de asimetría / potencia y coherencia del electroencefalograma (EEG), analizando también la oxitocina basal (la hormona del amor) y la reactividad al cortisol (la hormona del estrés) en los bebés y sus madres. La oxitocina es una hormona esencial en todo proceso de vínculo, y está asociada  con el cuidado y el comportamiento afectivo, mientras que la reactividad al cortisol está implicada en el sistema de respuesta al estrés y de defensa.  
Los investigadores compararon seis semanas de cuidados con el cuidado estándar (grupo de control) durante los primeros tres meses de vida.

Para el estudio, las madres asignadas al grupo Cuidados Canguro recibieron una envoltura especial y un monitor certificado les enseñó el procedimiento. Se pidió a las madres que hicieran contacto piel con piel poniendo al bebé sobre su pecho, durante una hora al día durante seis semanas y se les proporcionaron diarios para registrar la frecuencia. A las madres en el grupo de control se les dieron almohadas y diarios de alimentación infantil y se les pidió que registraran la alimentación infantil durante seis semanas. Los bebés fueron equipados con una gorra de lycra elástica para medir la actividad EEG durante un estado de alerta tranquila de cinco minutos a los tres meses. La oxitocina se midió recolectando orina materna e infantil, y la reactividad del cortisol infantil se midió recolectando muestras de saliva infantil antes y después de un estresante leve.

Los resultados del estudio, publicado en la revista Infant Behavior and Development, proporcionan evidencia de que la psicofisiología de las madres y sus recién nacidos a término está influenciada por el tipo de cuidados prodigados. «Queríamos saber si la exposición a la estimulación táctil aumentaría la oxitocina basal periférica y reduciría la reactividad del cortisol en los bebés en nuestro estudio», dijo Nancy Aaron Jones, Ph.D., autora principal, profesora asociada, y director del Laboratorio de Emociones WAV de FAU en el Departamento de Psicología de la Facultad de Ciencias Charles E. Schmidt de FAU, y miembro del Instituto Cerebral de FAU (I-BRAIN). «También queríamos examinar si los Cuidados Canguro aumentan los niveles de oxitocina en las madres, lo que tiene implicaciones importantes para la depresión posparto».

Los hallazgos mostraron que el área frontal izquierda del cerebro de los bebés (implicada en habilidades cognitivas y emocionales de orden superior) parece ser estimulada con el contacto piel con piel.  Además, las díadas madre / bebé mostraron un aumento de la oxitocina junto con una disminución de la reactividad al estrés, lo que sugiere que las experiencias reguladoras en la infancia potencian la maduración de las capacidades autorreguladoras.

«Los resultados de este y otros estudios indican que el contacto físico en la infancia temprana influyen favorablemente tanto en las trayectorias del desarrollo neurológico y el funcionamiento neurobiológico infantil como en el bienestar materno y el vinculo madre-bebé. «Nuestros hallazgos en varios estudios demuestran una relación entre el cuidado y la sensibilidad materna y la calidad del vínculo y el neurodesarrollo, que predicen mayores capacidades reguladoras y un apego seguro».

 


 
Extractado de:

  1. Jillian S. Hardin, Nancy Aaron Jones, Krystal D. Mize, Melannie Platt. Parent-Training with Kangaroo Care Impacts Infant Neurophysiological Development & Mother-Infant Neuroendocrine Activity. Infant Behavior and Development, 2020; 58: 101416 DOI: 10.1016/j.infbeh.2019.101416