Un nuevo estudio ha demostrado que las mujeres embarazadas con obesidad podrían mejorar la salud de sus bebés a largo plazo mediante una mejor alimentación y más actividad física.

La investigación publicada en la revista PLosMed investiga el impacto de la glucosa alta en madres con diabetes gestacional (DG) en el ADN de los bebés.

[Nota: sobre la diabetes gestacional es interesante leer este artículo de Michel Odent acerca de los cambios metabólicos que son fruto de la fisiología normal del embarazo, así como sobre la conveniencia de mantener una dieta con un índice glucémico bajo en general, y especialmente en el embarazo.]

La DG se está volviendo más frecuente en todo el mundo junto con un aumento de la obesidad, y puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto, así como de enfermedad metabólica en la criatura en la edad adulta. Se ha sugerido que los altos niveles de glucosa en las madres con DG desencadenan cambios epigenéticos en el feto en desarrollo (modificaciones químicas del modelo genético que determina la actividad de los genes) que se relacionan con resultados de salud adversos para la criatura.

Investigadores de la Universidad de Southampton y King’s College London estudiaron datos de más de 550 mujeres embarazadas con obesidad y sus hijas/os, dentro del Estudio de mejora de la Actividad y Alimentación en Embarazos del Reino Unido (UPBEAT). El estudio tenía como objetivo mejorar la dieta y la actividad física de las mujeres embarazadas obesas en todo el Reino Unido. A nivel nutricional, se recomendó una dieta con un índice glucémico más bajo, (que el cuerpo descompone con menor rapidez y no produce un aumento abrupto de la glucosa en sangre) así como una ingesta reducida de grasas. Las mujeres que recibieron apoyo para cambiar a una dieta más sana y aumentar su actividad física engordaron menos y se encontraban más saludables a nivel metabólico que un grupo de control, que no hicieron cambios en su estilo de vida durante el embarazo.

En este nuevo estudio, los investigadores compararon el nivel y el patrón de metilación del ADN, un mecanismo epigenético importante que controla la actividad genética, en los recién nacidos de madres que desarrollaron DG, en relación con los que no la desarrollaron. Luego analizaron el impacto de una intervención dietética y de actividad física durante el embarazo con el fin de comprobar si estas medidas afectaban a estas modificaciones en los bebés nacidos de madres que desarrollaron DG.

Los resultados mostraron que la DG y los niveles altos de glucosa en las madres estaban relacionados con cambios en el nivel y patrón de modificación funcional del ADN de los bebés. Además, encontraron que la intervención dietética y de ejercicio redujeron significativamente estos cambios de metilación en el bebé asociados con la DG en las madres.

Karen Lillycrop, profesora de epigenética en la Universidad de Southampton, dijo: “Estos hallazgos sugieren que las mejoras en la dieta y la actividad física pueden tener un impacto positivo en el desarrollo de los bebés.”

“Estos son hallazgos son muy alentadores y ahora se necesitan más estudios para establecer si la reducción de estos cambios epigenéticos mediante un estilo de vida más saludable durante el embarazo va acompañada de mejores resultados de salud para los niños en la edad adulta”.

La profesora Lucilla Poston, investigadora principal del ensayo UPBEAT en el King’s College de Londres, dijo: “Hace algún tiempo que sabemos que los hijos de madres con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de obesidad y peor control deficiente de la glucosa; esta nueva investigación implica que las vías epigenéticas podrían estar involucradas “.

Según afirmaron, los investigadores, “la obesidad durante el embarazo puede tener impactos negativos de por vida en la madre y el bebé, por lo que una de las mejores cosas que pueden hacer las mamás es mejorar su salud, incluido su peso, antes de embarcarse en un embarazo. Sin embargo, este estudio muestra que las madres con sobrepeso y sus bebés aún pueden beneficiarse de la adopción de una dieta saludable durante el embarazo.”.

___________________________________________________________________________

Estudio original:

Elie Antoun, Negusse T. Kitaba, Philip Titcombe, Kathryn V. Dalrymple, Emma S. Garratt, Sheila J. Barton, Robert Murray, Paul T. Seed, Joanna D. Holbrook, Michael S. Kobor, David TS Lin, Julia L. MacIsaac, Graham C. Burdge, Sara L. White, Lucilla Poston, Keith M. Godfrey, Karen A. Lillycrop. Maternal dysglycaemia, changes in the infant’s epigenome modified with a diet and physical activity intervention in pregnancy: Secondary analysis of a randomised control trialPLOS Medicine, 2020; 17 (11): e1003229 DOI: 10.1371/journal.pme