por Isabel Fernández del Castillo

Cuando en 2018 Ibone Olza y yo fundamos el instituto, como una evolución natural después de 3 ediciones de la formación anual en Terra Mater, no imaginábamos que aquello que estábamos creando llegaría a ser la criatura vigorosa y dinámica que es hoy. Han sido 7 años de entusiasta creación de un proyecto pionero y transformador, profundamente enraizado en nuestro activismo anterior  y que ha contribuido activamente a concienciar y a construir el conocimiento en torno a la salud mental y los cuidados en la etapa perinatal.  Hoy, en 2022, siento que el proyecto está muy consolidado y que lo que yo podía aportar a la construcción interna de IESMP ya está hecho. 

Por otra parte, mi interés se centra cada vez más en el mundo de la infancia.  Igual que la formación en Salud Mental Perinatal en cierto momento necesitó una identidad y una casa propia, dando origen al Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal   me dispongo ahora a hacer el camino contrario: la formación en Ecología de la Infancia, lanzada desde el Instituto aunque abarca bastante más allá de la etapa perinatal, necesita una identidad y un lugar propios.   Por todo ello, llegó la hora de emprender otros caminos y cerrar mi etapa como socia y gerente del instituto.

Seguiré participando en el último seminario anual de la formación en Salud Mental Perinatal, hablando como siempre de cómo la inteligencia de la naturaleza se expresa a través de cada criatura y la importancia de que los adultos confiemos y sintonicemos con esa inteligencia.  Y en algún momento del otoño (Hemisferio Norte) la Formación en Ecología de la Infancia se trasladará a su nuevo hogar.

Siento mucha gratitud por todo lo vivido, construido y aprendido en estos años, y también hacia el alumnado que con tanto entusiasmo ha respondido a nuestra propuesta de formación y ha hecho posible esta maravillosa aventura. Gracias.

Y nada más, solo me queda expresar mis mejores deseos para todo el equipo y amig@s del instituto.

Ha sido un verdadero placer, hasta siempre. 

Isabel Fernández del Castillo