La depresión paterna también eleva el riesgo de prematuridad

premature babyQue la depresión materna aumenta el riesgo de parto prematuro es un hecho establecido por numerosos estudios científicos. Sin embargo, poco o nada se había estudiado sobre el efecto de la depresión paterna sobre el desarrollo del embarazo. Un estudio recientemente publicado en el International Journal of Obstetrics and Gynaecology (BJOG)  ha puesto de manifiesto que cuando es el padre el que sufre de depresión, el riesgo de nacimiento prematuro también se incrementa notablemente.
En el estudio, llevado a cabo en Suecia entre los años 2007 y 2012 con 350.000 nacimientos, constató que la depresión nueva o recurrente de las madres se asociaba con un riesgo entre un 30% y un 40% mayor de nacimiento prematuro moderado, mientras que las depresiones nuevas de los padres se asociaba con un aumento del 38% en el riesgo de parto muy prematuro.  Las depresiones recurrentes de los padres no se asociaban con un mayor riesgo de prematuridad.
La depresión de las mujeres se asocia a un mayor riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer, al igual que el estrés: la muerte de un ser querido, la falta de apoyo social o estar en una relación difícil o abusiva han demostrado ser un factor de riesgo.
El profesor Anders Hjern, del Centre for Health Equity Studies in Stockholm (CHESS), afirmó: “La depresión de la pareja puede ser considerada con una gran fuente de estrés para la embarazada, y eso puede dar lugar a un mayor riesgo de parto muy prematuro, como hemos visto en nuestro estudio.  La depresión paterna también afecta la calidad del esperma, tiene efectos epigenéticos en el ADN del bebé, y puede afectar a la función de la placenta.  Sin embargo, el riesgo parece reducirse cuando la depresión es recurrente, indicando quizás que el tratamiento de la depresión puede reducir el riesgo de nacimiento prematuro”.
Para las madres, la depresión aumentó el riesgo de prematuridad independientemente de si la depresión era nueva o recurrente
“Estos resultados sugieren que la depresión materna y paterna deberían ser tenidas en cuenta en los programas de prevención de la prematuridad, para descartar cualquier problema de salud mental en ambos padres. Como los hombres suelen buscar menos ayuda profesional para cualquier problema de salud, un abordaje proactivo destinado a comprobar el bienestar de los padres sería beneficioso”.

Extraído del artículo:
http://www.bjog.org/details/news/8831621/Depression_of_either_parent_during_pregnancy_linked_to_premature_birth.html
Curso relacionado:
Curso La salud mental del padre en la etapa perinatal