Un estudio realizado por un equipo de cientificos de la Universidad de Cape Town (Sudafrica) y publicado en la revista Biological Psychiatry ha revelado que cuando los bebés son trasladados a la cuna o el nido, su nivel de hormonas de estrés se disparan, y las probabilidades de dormir profundamente disminuyen. El efecto es más pernicioso cuando el bebé es prematuro o está enfermo.
ANTECEDENTES
La separación de los recién nacidos de su madre es la forma en que deliberadamente se genera estrés en los mamíferos para estudiar sus efectos en el desarrollo y funcionamiento de los sistemas fisiológicos.  Paradójicamente, en humanos (a pesar de ser mamíferos), la separación entre neonatos y su madre es una práctica medica todavía bastante extendida.   Sin embargo, el impacto fisiológico y psicológico son desconocidos.  La respuesta fisiológica al estrés está orquestada por el sistema nervioso autónomo, y la variabilidad en el ritmo cardíaco es una forma de medir la actividad del sistema nervioso autónomo.  La variabilidad del ritmo cardíaco es influenciada por el nivel de estrés, que se puede cuantificar con precisión durante el sueño. El sueño es también esencial para un óptimo desarrollo temprano del cerebro.
METODO
Para investigar el impacto de la separación en recién nacidos, se midió la frecuencia cardíaca en 15 bebés de dos días de vida que dormían en dos situaciones opuestas: en contacto piel con piel con sus madres, y solos, durante una hora en cada lugar, antes del alta hospitalaria . Se observó continuamente la conducta infantil, la frecuencia cardiaca y electrocardiograma.
.
RESULTADOS:
Cuando los bebés eran trasladados a la cuna o el nido, su nivel de hormonas de estrés aumentaba en un 176%, y las probabilidades de dormir profundamente disminuian en un 86%, comparado con cuando estaban piel con piel. El efecto es más pernicioso cuando el bebé es prematuro o está enfermo.
.

CONCLUSION:
El director del equipo, Dr. Barack Morgan, que se declara defensor del colecho y los Cuidados Canguro, afirmó que “este estudio revela una extraña contradiccion: en experimentación con animales, la forma habitual de crear estrés en las crías para evaluar los daños cerebrales que se genera es separarlas de la madre”.   La separación de la madre es una fuente de estrés en recien nacidos humanos y puede ser perjudicial.

Extraído del abstract del estudio:
Should neonates sleep alone?