El embarazo no percibido por parte de las mujeres pone en riesgo a la madre y al bebé cuando sigue un parto no asistido. Se trata de una patología que tiene una incidencia de hasta 1 de cada 300 embarazos, por lo que es fundamental reconocerla y entender los riesgos de partos no asistidos tanto para las madres como para los bebés.

El pasado 28 de diciembre se publicó en Archives of Women’s Mental Health un artículo en el que se describe un caso específico de embarazo no percibido y parto traumático no asistido, en el que una mujer embarazada no fue diagnosticada en una clínica, a pesar de estar a punto de dar a luz. Al ser rechazada, la mujer se dirigió a otro hospital, pero por el camino dio a luz en un baño en un estado de disociación. Aunque el bebé sobrevivió, la madre fue declarada culpable de intento de homicidio y condenada a 6 años de prisión.

La intervención de la psiquiatra perinatal Ibone Olza revirtió la sentencia y el tribunal se disculpó con la madre, quien ahora vive con su hijo. El caso destaca las graves consecuencias cuando el embarazo y el parto no son reconocidos por los profesionales de la salud. La reversión de la sentencia original se considera un caso pionero de justicia restaurativa en el contexto de embarazo no percibido y violencia obstétrica.

El artículo, que puede descargarse aquí, enfatiza la necesidad de informar a los proveedores de salud y a los tribunales sobre el impacto del embarazo no percibido y la violencia obstétrica, abogando por la participación de profesionales de salud mental perinatal.


Olza, I., Alfaro, V.C. & Klier, C.M. Restorative justice in a case of traumatic birth following an unperceived pregnancy. Arch Womens Ment Health (2023). https://doi.org/10.1007/s00737-023-01416-y

Descargar el artículo completo.