La depresión posparto es algo serio. Pero si comienza antes o durante el embarazo puede ser más severa, pues dura más tiempo y por lo general no se detecta hasta que se hace una valoración psicológica después del nacimiento del bebé. Eso asegura un nuevo estudio realizado en la Northwestern University (Illinois, USA).
“Si la depresión se dectecta precozmente, se puede proporcionar ayuda psicológica o psiquiátrica si la mujer la necesita”, dijo Sheenen Fichar, director del estudio y profesor de psiquiatría y ciencias conductuales de la Universidad. Hay una diferencia entre la depresión posparto y la depresión que se desencadena antes o durante el embarazo. No es un trastorno homogéneo –dijo Fisher-. Cuando los profesionales ven una madre durante el período posparto y diagnostican depresión, es importante preguntar cuando ha comenzado, para poder evaluar la gravedad y la duración de la misma.”
El estudio, publicado recientemente en el Journal of Affective Disorders, es uno de los primeros en evaluar la tasa de depresión en las madres según el momento de inicio: el 24,9% desarrolló la depresión antes del embarazo , el 36,75% durante el embarazo y el 38,4% durante el puerperio.
El estudio encontró que las madres que desarrollaron depresión durante el puerperio tenían más probabilidades de ser de raza caucásica, de más edad, con estudios superiores, casadas ​​o en pareja y con seguro de salud privado (USA), en comparación con las madres cuya depresión comenzó en el embarazo o antes.
Las madres que desarrollaron depresión post-parto a menudo tenían un mejor acceso a los recursos, y al ser más maduras y tener menos hijos eso les ayudaba a adaptarse al estrés del embarazo”, dijo Fisher . Una vez que nacen sus bebés motraban más síntomas obsesivo –compulsivos, como preocuparse en exceso por la salud del bebé, que las madres que desarrollaron depresión antes o durante el embarazo.
Las madres que tenían depresión antes de quedar embarazada tenían más posibilidades de experimentar hipersomnia o dificultad para conciliar el sueño. Y su depresión posparto era mucho más severa que cuando la depresión comenzaba en el embarazo o antes.  También presentaban más síntomas de paranoia, como episodios psicóticos, que las mujeres que desarrollaron depresión durante o después del embarazo.
La proporción de madres con trastorno bipolar, que según Fisher es más grave que la depresión unipolar, fue significativamente mayor entre las madres cuyos inicio de la depresión fue durante el período previo al embarazo (38,7%), en comparación con el prenatal (22,65) y después del parto (17,95) .
La agitación fue el factor distintivo que diferenció a las madres con la depresión unipolar y bipolar en el estudio. Las madres que tenían un trastorno bipolar y desarrollaron depresión durante el embarazo mostraron el mayor grado de agitación.
El estudio evaluó los síntomas de depresión durante el período de cuatro a seis semanas tras el parto de 727 mujeres de un hospital de Pittsburgh (Pennsylvania). Este período fue elegido porque las mujeres suelen acudir al médico para la visita post-nacimiento seis semanas después del nacimiento, y el período de cuatro a seis semanas época se asocia con la aparición de la depresión mayor.
Kristin Samuelson
Referencia
Sheehan D. Fisher, Katherine L. Wisner, Crystal T. Clark, Dorothy K. Sit, James F. Luther, Stephen Wisniewski. Factors associated with onset timing, symptoms, and severity of depression identified in the postpartum period. Journal of Affective Disorders, 2016; 203: 111 DOI: 10.1016/j.jad.2016.05.063