Alrededor de un 10% de bebés nacen antes de tiempo, y pasan días, semanas o incluso meses en la Unidad de Cuidados Neonatales.  No sólo la calidad de los cuidados médicos sino la calidez de los cuidados humanos pueden marcar una diferencia en su desarrollo, en el vínculo de apego madre-bebé y en su salud mental del recién nacido, con consecuencias a largo plazo.  Y en ese cuidado juega un papel fundamental la familia. Como dice Nils Bergman: «el hábitat natural del recién nacido es el regazo materno».

Introducción
La hospitalización de un recién nacido, sea debido a la prematuridad o a otras patologías, supone un estrés psíquico muy significativo para las familias, que puede entorpecer o alterar el inicio del vínculo parento-filial e incidir negativamente en el desarrollo psicomotor y afectivo posterior. La capacidad de los padres de adaptarse a la situación de su bebé prematuro y la calidad de la interacción temprana es un factor crítico para el desarrollo posterior del bebé. Es fundamental sostener el establecimiento de una relación vincular sana desde la UCI neonatal.
En el presente artículo se describe el programa de enlace de Psiquiatría Infantil en Neonatología en el Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda.
El programa incluyó:
1) la prevención en salud mental perinatal,
2) la detección e intervención clínica en psiquiatría del lactante,
3) la coordinación y el enlace con los profesionales del equipo multidisciplinar y
4) la investigación y docencia pre y posgrado.
Nuestra atención se dirigió a la psique del bebé hospitalizado al nacer, pero también hacia sus padres y hacia los profesionales que le atienden. En última instancia, trabajamos de diferentes maneras para facilitar la construcción de un vínculo de apego sano en circunstancias adversas de gran vulnerabilidad y/o sufrimiento, tanto para el bebé como para sus padres.
Las intervenciones con familias en la UCIn pueden mejorar el conocimiento materno, la sensibilidad, la contingencia y favorecer una mejor adaptación al estrés. La UCIn es un lugar para la psicoeducación, el diagnóstico y el tratamiento de la salud mental maternal y paternal.
 

El programa de enlace de Psiquiatría Infantil en Neonatología se inició en el Hospital Universitario de Puerta de Hierro Majadahonda en el año 2009. El enlace con Neonatología se incluyó dentro de un programa específico de Psiquiatría Perinatal (Olza Fernández & Palanca-Maresca, 2012). En un país con escasa tradición de atención psiquiátrica a bebés, como psiquiatras infantiles nos planteamos que nuestra presencia en el equipo de neonatología tenía que incluir necesariamente un trabajo de formación propia y hacia los demás profesionales, para incrementar la concienciación de todo el equipo hacia aspectos no biológicos del desarrollo. En última instancia, trabajamos de diferentes maneras para facilitar la construcción de un vínculo de apego sano en circunstancias adversas de gran vulnerabilidad y/o sufrimiento, tanto para el bebé como para sus padres. Nuestra atención se dirige a la psique del bebé hospitalizado al nacer, pero también hacia sus padres y hacia los profesionales que le atienden. Pensamos, como señala González Serrano que: “La función contenedora de la Unidad de Neonatología –a modo también de incubadora psíquica– debería dirigirse a los padres, sumidos en un caos emocional; a los profesionales, disociados entre sus competencias técnicas automatizadas y la intensidad de sus experiencias psíquicas internas, y al bebé prematuro, expuesto a los cuidados médicos y a las percepciones y proyecciones de padres y cuidadores” (González-Serrano, 2010)..

Artículo completo:
La salud mental del recién nacido hospitalizado. Psiquiatria Infantil en neonatología
Cuadernos de Medicina Psicosomática

Cursos relacionados: