De izq. a dcha: Ibone Olza, Ina May Gaskin, Isabel Fdez. del Castillo y Kika Baeza ____________________________________

El pasado martes 13 de noviembre pudimos disfrutar de la sabiduría de Ina May Gaskin en una jornada inolvidable celebrada en Madrid.
Muchas matronas y otros profesionales viajaron desde distintas comunidades de España, los archipiélagos e incluso otros países para participar de esta fiesta.
El trabajo de Ina May, centrado en comprender y favorecer la fisiología del parto normal, encaja a la perfección el enfoque ecosistémico, preventivo y promotor de salud de nuestra formación:  antes de curar: prevenir.
Lo más notable de Ina May no es todo lo que sabe, sino como ha llegado a ese conocimiento: su mirada.  Su profundo conocimiento sobre el proceso natural del nacimiento no le ha hecho perder la inocencia de su mirada, esa inocencia y falta de prejuicio que le ha permitido hacer descubrimientos que no están en ningún libro de obstetricia, y que le han hecho seguir aprendiendo siempre, ser extraordinariamente creativa en la aplicación de ese conocimiento y conservar la juventud de espíritu.
De lo mucho que compartió con nosotras, resaltamos dos aportaciones impagables, relacionadas con
 

el humor y el amor en el parto

 
Uno de los grandes descubrimientos de Ina May es lo que ha llamado “la ley de los esfínteres”, o cómo la apertura de la boca y garganta, abre también los esfínteres del suelo pélvico y facilita el parto.  ¡¡Reir a carcajadas puede provocar incontinencia!!  … y acelerar el parto.
Ina May nos contó también lo importante que es favorecer la secreción interna de oxitocina (la hormona del parto y la hormona del amor), y ha observado cómo, en ocasiones, un beso tierno o apasionado de la pareja es suficiente para animar un parto estancado, o para desencadenar un reflejo de eyección maternofetal.   Lo mismo ocurre con la masturbación.
El análisis de los vídeos de partos animales para explicar el efecto de las hormonas fué una auténtica delicia.  Al fin y al cabo, las hormonas son las mismas y el parto está dirigido por la parte más primitiva de nuestro cerebro, que compartimos con los mamífero.
¡¡Muchas gracias Ina May!!  Nos quedamos con tu sabiduría, y con la humildad de tu mirada sobre el mundo del nacimiento.
 

¡¡Aun puedes inscribirte en diferido!!

 
El seminario estará abierto hasta final de enero.  La inscripción da acceso a 7 horas de clase magistral, las presentaciones y el foro de intercambio entre alumnas.