Las dificultades en la lactancia requieren asesoramiento especializado y respetuoso con los derechos de las madres.  No necesitan más presión, sino comprensión: cuidemos a las madres.

Amamantar debería ser un placer y una gozada. Sin embargo, en una cultura que no ayuda a las madres ni celebra la lactancia, muchas mujeres no fueron amamantadas de pequeñas ni han tenido la oportunidad de aprender de otras madres. La presión sobre las mujeres para que todas nos ajustemos a un mismo modelo de cuerpo y belleza ideal e inalcanzable sumado a los abusos que muchas mujeres han sufrido hacen que para muchas la lactancia vaya a ser como minimo un reto y una exigencia. Sumado a las malas prácticas en muchos hospitales que dificultan enormemente el establecimiento inicial de la lactancia.
Muchas madres expresan su malestar y/o tristeza por no haber podido amamantar tanto como hubieran deseado. Otras se sienten juzgadas por haber elegido no amamantar a sus bebés. El inicio de la lactancia puede ser difícil y llevar su tiempo. Resuta especialmente difícil si el parto ha sido traumático, si madre y bebé han estado separados u hospitalizados, y si la madre no ha vivido otras lactancias en su entorno familiar. El dolor al amamantar puede producir sintomas depresivos, igualmente la depresión puede hacer que la lactancia no sea placentera sino todo lo contrario, algo agobiante y difícil. Todavía son pocos los profesionales sanitarios que atienden a madres con formación en salud mental perinatal. Es vital que los pediatras, las matronas, las enfermeras, los obstetras, etc sepan detectar el sufrimiento emocional relacionado en muchos casos con las dificultades en torno a la lactancia, para que puedan ofrecer soluciones y ayudas que no frustren aún más a las madres.
Ante una madre reciente, es muy importante respetar sus elecciones de alimentación, ofrecerle escucha respetuosa y ayuda práctica.
La mayoría de tratamientos para los trastornos mentales maternos son perfectamente complatibles con la lactancia materna y no conllevan riesgo añadido para el bebé. Por el contrario, el destete abrupto y el dolor al amamantar pueden empeorar el estado anímico materno.
 
 

#noeresmalamadre si no has podido o querido dar el pecho
El vínculo con tu bebé se construye cada día

 
 

Leer más:

Sobre la campaña #NOeresmalamadre

Con ocasión del Día Mundial de la Salud Materna (6 de mayo de 2020), lanzamos la campaña #NOeresmalamadre, con la queremos aumentar la conciencia acerca de los problemas de salud mental en el periodo perinatal, para que que las mujeres busquen ayuda y reciban el tratamiento o acompañamiento que necesitan para reducir su sufrimiento y mejorar su vivencia de la maternidad.